Que ver en berlin con nios


que ver en berlin con nios

ante la Comisin: "En el interior de la base militar haba personas que se dedicaban exclusivamente. Él empez a gritar pidiendo auxilio, y sali su esposa con cinco criaturas llorando. Esto significa que (aproximadamente) una de cada cinco vctimas era un menor. Al no responder, le colocaron un lazo en el cuello, lo colgaban, cuando vean que estaba a punto de morir lo bajaban, dándole tiempo para que se recuperara (.). Decan: Hay que quebrarles el culo a estas putas, o cosas más gruesas. Algunas de estas acciones fueron perpetradas tanto en masacres indiscriminadas como en ejecuciones individuales. Menos de un mes después, ante esta acumulacin de hechos, intimidaciones y amenazas, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (cidh reunida en Montruis, Hait, emiti el 4 de junio de 1995 una resolucin cuyos tres primeros puntos eran literalmente los siguientes: "1. No as respecto al otro, la ingestin de sangre del cadáver de otra mujer recién degollada, práctica de la cual quedaron registrados abundantes ejemplos, como más adelante podremos ver. (El) deca: Deben ser hombres y no simples indios. Habituados a prácticas mucho más atroces, como la tortura, la mutilacin y el asesinato, el simple saqueo o la simple violacin no pasaban de ser prácticas comunes, que para ellos- no podan ser calificadas como excesivas. Y no digamos campesinos indgenas, que han cado por miles." "Antes yo oa en la radio los comunicados y las informaciones del Ejército, donde decan que los guerrilleros cometan las masacres contra la poblacin.

EuroBecas - Un portal de EuroPosgrados Lischetti Mirtha Antropologia

Garage saarbrucken concert, Vienna house easy berlin bewertung,

He aqu el testimonio de uno de sus miembros, que permaneci en dicha Polica entre 1979 y 1981. Luego les oblig a degollar a los perros y a chuparles la sangre; después les obligaron a pelar a los perros, les cortaron la lengua y todos tuvieron que comer un pedazo de ella. Le interrogan sobre nombres de compaeros y dnde esconden sus armas. Acto seguido entraron grandes troncos de árboles y juntándolos los pusieron encima; sobre ellos tendieron unas colchonetas y sobre éstas se tendieron varios soldados, debidamente abrigados. Haba un poco de gente, pero todos se escaparon cuando no más vieron que iba entrando la columna de soldados, empezaron a sonar una campanita.


Sitemap